¡Mi perro no para de roncar!

Las causas incluyen factores genéticos, el sobrepeso, las enfermedades respiratorias, posibles alergias, afectaciones en la tráquea, malas posturas a la hora de dormir y obstrucciones en sus fosas nasales. ¿Qué hacer si la situación se vuelve insoportable?

Los ronquidos en los perros son algo más común de lo que se cree, sobre todo en aquellos peludos de hocicos achatados. Los roncadores por excelencia, ?claro está, existen excepciones? son el Pekinés, el Pug, el Boston Terrier, los Bulldogs, el Boxer, el Shih tzu, el Chow Chow y el Shar pei, entre otros. Esta condición se conoce como Síndrome Braquiocefálico y es la suma de una nariz corta, un paladar blando muy largo y una tráquea muy estrecha.

En estos casos el ronquido se deriva de un factor genético. Si duermes con tu perro y los sonidos de su sueño te resultan insoportables una opción es la cirugía. Sin embargo, ten en cuenta que ésta se recomienda solo en casos extremos.

“En los perros chatos el paladar blando es mucho más largo y es por eso que cuando el perro respira ese exceso de piel aletea creando el sonido del ronquido. Hay que aclarar que no todos los perros chatos tienen ésta condición. En esos casos se puede hacer una cirugía, que básicamente consiste en un recorte del paladar blando”, explica el médico veterinario de pequeños animales Daniel Portilla.

Cuando el problema es de peso

Otra de las causas de los ronquidos perrunos es el exceso de peso. De ahí la mala fama de algunos Labradores, Golden Retriever y Rottweiler, entre otros, que aunque no tienen narices achatadas producen sonidos que hacen que sus dueños no tengan tan dulces sueños. “En estos casos lo que sucede es que los perros con sobrepeso tienen más cantidad de tejido adiposo en el cuello; esto hace que al respirar aparezcan vibraciones que se traducen en ronquidos”, explica Portilla.

Los ronquidos pueden esconder otras enfermedades

Si tu perro comienza a roncar de un momento a otro, hay que ponerle atención, sin importar si presenta sobrepeso o cumple con las características genéticas que lo haría un propenso roncador. Hay que saber diferenciar entre el ronquido y la obstrucción de las vías respiratorias u otro tipo de complicaciones.

Algunas de las enfermedades que pueden causar que tu mascota produzca sonidos parecidos a los ronquidos son los edemas pulmonares, y la obstrucción de las vías cardiacas o respiratorias. Esta última condición se puede dar por el crecimiento de un tumor o quiste, como efecto de un resfriado, a causa de una alergia o por el exceso de secreción nasal. Por eso la recomendación es consultar con tu veterinario.

Ronquidos temporales

A veces el problema es simplemente que meten las narices donde no deben. Para nadie es un secreto que a nuestros peludos de cuatro patas les encanta revolcarse en el pasto, hacer huecos en la tierra y meter sus hocicos literalmente en todas partes. Los ronquidos también surgen cuando por error se introducen objetos extraños en sus fosas nasales.

Las malas posturas

Como nos sucede a veces a nosotros los seres humanos, hay algunos perros que roncan cuando se quedan dormidos con la cabeza colgando, en posiciones extrañas, o con la nariz contra una superficie. En estos casos asegúrate de que tu mascota tenga un lugar cómo donde dormir. Las camas redondas son una excelente opción, por que obligan a tu peludo a que tome una posición curva que permite que los conductos de aire se expandan. También puedes intentar acostumbrarlo a poner su cabeza sobre una almohada, esto puede animarlo a levantar su cabeza durante el sueño y hacer más fácil el flujo de aire.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.