¿Sabes la causa de los gases de tu mascota? ¿Sabes la causa de los gases de tu mascota?

Gases malolientes

Seguramente te ha pasado: llega visita a tu casa y justo en ese momento tu perro lanza un olor particularmente desagradable. Aquí te explicamos cómo tratar con su problema de flatulencias.

¿Cuál es su causa?
La expulsión de gases en los caninos, ya sea a través de la boca o del ano, puede tener diversas causas relacionadas con la alimentación, la raza o algún tipo de patología. Aunque parezca natural es importante que prestes atención a este síntoma, pues podría estar acompañado de dolor abdominal o ser señal de una mala digestión en tu mascota.

Ciertos alimentos como las legumbres, los carbohidratos y la fibra pueden producirle gases a tu perro. Sin embargo, estos también suelen aparecer cuando el animal está acostumbrado a comer muy rápido y, por lo tanto, ingiere más cantidad de aire en su proceso de alimentación.

Por otro lado, razas braquicéfalas o de nariz chata como el bulldog o el pug suelen producir flatulencias, pues su misma dificultad para respirar al comer los obliga a tragar más aire. Los perros que comparten el mismo recipiente de alimento pueden presentar el mismo comportamiento, ya que desarrollan ansiedad e impulsividad para no quedarse sin su porción.

Enfermedades cardiacas, dificultades respiratorias, edema pulmonar, fallas en el páncreas o alergias alimentarias son algunas de las patologías que también pueden asociarse a la producción de gases con mal olor. Préstale atención a este síntoma y consulta con tu veterinario de confianza.

¿Cómo tratarlos?

•    Para evitar que tu perro devore la comida con ansiedad, déjalo solo a la hora de alimentarse. No dejes que se sienta acosado, permite que lo haga cuando tenga hambre y sin ningún afán de salir o de seguir jugando. Para ayudarlo a comer despacio puedes repartir su porción en pequeños pedazos y dárselos uno después del otro, o ponerlos en diferentes recipientes.

•    Sácalo a hacer ejercicio. Los perros que se ejercitan fomentan el movimiento de sus intestinos, y por ende dificultan la acumulación de gases en su interior.

•    Alimenta a tu mascota con un concentrado de gama alta, de buena calidad. Estos poseen elementos y nutrientes que facilitan la digestión.

•    Llévalo al veterinario para descartar cualquier patología o alergia que pueda causarle esos momentos incómodos de mal olor.

 
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.