La limpieza de los ojos debe realizarse una o dos veces por semana, como complemento de la rutina de higiene cotidiana. La limpieza de los ojos debe realizarse una o dos veces por semana, como complemento de la rutina de higiene cotidiana. Foto: 4Patas.com.co

Para verte mejor

Cuando hablamos de cuidados para nuestras mascotas, lo primero que se nos viene a la mente son parásitos, enfermedades digestivas, rutinas de aseo, prevención de accidentes, entre otros, pasando por alto la atención que debe tenerse con uno de los órganos más importantes de todos: los ojos.

Normalmente, luego de sacar a nuestra mascota a dar un paseo por el parque, jugar con otros perros o una simple caminata por la ciclovía, nos aseguramos de suministrarle las condiciones propicias para que se encuentre cómoda y pueda descansar: agua y comida suficiente, y un lugar de reposo agradable, pero, ¿te has puesto a examinar los ojos de tu mascota tras alguna actividad como las mencionadas anteriormente?

Sin importar cuál sea tu respuesta, la información de este artículo podrá serte útil para generar y mantener hábitos adecuados que garanticen la salud ocular de tu perro.

Padecimientos más comunes

Manchas en los párpados

Por lo general, son de color marrón o rosa y se observan comúnmente en el hocico de perros de razas medianas o pequeñas, y de pelaje blanco o marrón claro. Estas son causadas por la oxidación del contenido mineral de las lágrimas y se producen por una obstrucción de los conductos lagrimales, generando la salida de lágrimas por la comisura del ojo, lo que causa, justamente, la decoloración del pelo.

Si bien no es un problema grave, es un inconveniente estético frecuentemente observado. Se recomienda descartar alergias. Adicionalmente, es importante realizar una limpieza regular y permanente con agua tibia o suero fisiológico.

Entropión
Es cuando una porción del párpado se encuentra invertida o doblada hacia el ojo, dejando las pestañas en contacto con la córnea; dicho roce produce irritación, inflamación, dolor y lagrimeo. De no ser corregido a tiempo, puede llevar a la formación de una úlcera en la córnea. Su tratamiento es netamente quirúrgico.

Algunas de las causas van desde traumatismos, hasta quemaduras o heridas. También puede presentarse en animales de edad avanzada o en aquellos que tengan predisposiciones genéticas. Las razas más propensas a presentar esta malformación son los chow-chow, san bernardo, sharpei y dogo alemán.

Ectropión
Es la condición anatómicamente contraria a la anterior. Se produce cuando una porción del párpado se encuentra invertida o enrollada hacia el exterior, dejando al globo ocular y  la conjuntiva desprotegidos. Por dicho motivo, es común que el animal manifieste conjuntivitis y lagrimeo frecuente.

Las causas son múltiples; factores como la edad avanzada, los traumas o cuestiones genéticas, son las más comunes. Las razas que son propensas a presentar ectropión son el san bernardo, el gran danés, el bloodhound, el bull mastiff y el terranova. Al igual que la anterior malformación, el tratamiento es netamente quirúrgico.

Queratitis
Es una mancha de color blanco o gris que se puede observar en la superficie del ojo de los perros afectados, debido a virus o bacterias, y a traumatismos ocasionados con ramas o arañazos. Se considera como una lesión grave, por lo cual requiere de detección y tratamiento oportuno por parte de un médico veterinario.

Cataratas
Se manifiesta como la aparición de una mancha blanca en la superficie del ojo acompañada de la pérdida de visión. Estas se presentan debido a causas hereditarias en perros senior, o como complicación de la diabetes. Es muy frecuente en perros de raza french poodle, fox terrier y cocker spaniel. Su tratamiento es quirúrgico.

Ojos sanos: Tips básicos
Realizando la limpieza de los ojos de nuestras mascotas de forma periódica y juiciosa, podemos acostumbrarlos a este proceso, disminuyendo así la incomodidad. Además, podemos detectar a tiempo posibles enfermedades que puedan disminuir su capacidad visual. A continuación, algunos consejos básicos para mantener en buen estado la salud de sus ojos.

1. Los ojos deben limpiarse una a dos veces por semana como complemento de la rutina de higiene cotidiana.
2. La mascota debe encontrarse en un lugar tranquilo y libre de estímulos externos, para evitar movimientos bruscos o nerviosismo. Es indispensable proporcionarle la mayor calma posible, ya que la zona es muy sensible.
3. Nuestras manos deben estar totalmente limpias, preferiblemente con las uñas cortas y libres de anillos o pulseras.
4. Es importante inspeccionar la parte externa del ojo para detectar inflamaciones, heridas o anomalías. Los ojos deben estar brillantes, claros, sin inflamación ni suciedad alguna.
5. Con la ayuda de una gasa limpia y empapada con suero fisiológico o agua tibia, limpiaremos las lágrimas y lagañas que puedan encontrarse en los párpados y las pestañas. El procedimiento debe repetirse con el otro ojo empleando una gasa nueva.
6. Se pueden dejar caer una o dos gotas de suero fisiológico al interior del ojo para retirar la suciedad que se pueda encontrar allí. Este procedimiento debe realizarse solo si el perro se encuentra calmado, ya que puede producir incomodidad.
7. No debemos emplear algodón para realizar la limpieza, ya que este deja fibras al interior del ojo.
8. Las lagañas son secreciones normales que al mezclarse con lágrimas y suciedad, y además resecarse, se acumulan en la cara interna del párpado.

Por: Gabriel García T.
Médico veterinario

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.