En el comportamiento también se encuentran señales de alerta, que en algunos casos, pueden incluso parecer gestos, movimientos o ruidos cómicos. En el comportamiento también se encuentran señales de alerta, que en algunos casos, pueden incluso parecer gestos, movimientos o ruidos cómicos. Foto: 4Patas.com.co

Hocicos vemos, malestares no sabemos

Entender el lenguaje de los perros cuando están enfermos es más sencillo de lo que parece. Le presentamos una guía para identificar en su comportamiento y aspecto los problemas de salud que pueden aquejar a su mascota.

Los primeros y más visibles signos de que algo no anda bien se presentan a nivel corporal en su aspecto físico. Cuando el perro atraviesa algún tipo de dificultad médica es natural que se vean cambios considerables a cualquier nivel. Hay que estar alerta si se evidencia alguno de los siguientes:

Color de las encías
Aunque entre distintas razas las tonalidades de las encías varían, lo cierto es que los colores normales en un perro sano son rosado y salmón. Si se tornan pálidas o blancas, amarillas, grises o azules, podrían estar indicando un malestar importante. La palidez usualmente es signo de anemia, presión arterial baja y una posible hemorragia interna. El color amarillo puede indicar ictericia, mientras que el grisáceo o azulado es síntoma de falta de oxígeno en la sangre.

Si le pica, se rasca…
Si al tirar la piel de su lomo permanece estirada, es probable que tenga una falta de hidratación importante. La resequedad se expresa a través de la aparición de caspa, picazón recurrente u opacidad y pérdida de pelaje, entre otras. Esto responde a la ausencia de grasas y agua necesarias para el pelo. En ocasiones puede ser resultado de un concentrado inadecuado.

Irritaciones
Además del posible enrojecimiento que puede provocar la piquiña por resequedad, debe prestarse atención al lugar en que se producen las irritaciones y sus rasgos aparentes. Si se da en el tronco inferior, desde las caderas hasta la base de la cola, la causa puede ser la presencia de pulgas o garrapatas. De ser en el hocico, la cabeza, las orejas, el vientre y las patas, puede responder a una alergia. El enrojecimiento, supuraciones o rasquiña en heridas de la piel, suelen ser síntomas de una infección cutánea.

Masas y protuberancias
Los perros también son propensos a la presencia de tumores benignos y malignos. Por esta razón es fundamental aprender a reconocer qué tipo de masa tienen. Los primeros son los que se encuentran con mayor frecuencia y pueden variar entre quistes sebáceos, causados por una secreción glandular del perro; lipomas, que son bultos grasos típicos de la edad mediana; verrugas, que aunque son causadas en perros jóvenes por una infección viral, no son de alarmarse; bultos de sangre conocidos como hematomas, producto de una lesión; abscesos que se generan alrededor de una herida y ayudan a combatir infecciones; y pápulas que son producto de una irritación de la piel que puede ser alérgica.

En cuanto al grupo de tumores malignos, están aquellos producidos de las células de los mastocitos, que si bien pueden controlarse, pueden resultar cancerosos. Estos son comunes en la piel, las patas traseras, el tórax y la zona genital.

Kilitos de menos…
Este aspecto requiere especial atención, pues aunque el peso en los perros puede variar por diversas razones. La pérdida o aumento repentino es signo de problemas, por lo que es recomendable en cualquiera de los casos acudir al veterinario. Diabetes, tenias, problemas de la glándula tiroides, dolores bucales, mala digestión y cáncer, son algunas causas de la disminución abrupta de peso. Ocasionalmente, el embarazo también lo produce en las hembras durante la primera etapa de gestación.

¡Ese pelo es mío!
Aunque los perros mudan de pelo en promedio dos veces al año, hay pérdidas que son irregulares. Esto puede reflejar desde cambios hormonales, una alimentación inadecuada, alergias y estrés, hasta un lamido compulsivo, diabetes o sarna.

Sube la temperatura
Para identificar si tu mascota tiene fiebre, es importante dejar claro que la nariz no siempre es el mejor indicador. Esta puede pasar de estar húmeda y fría a seca y caliente, lo que no necesariamente es una alarma. Debido a que detectar la fiebre al tacto es difícil, es ideal que si hay sospecha de que el perro es víctima de algún malestar, se mida la temperatura con un termómetro. Si esta supera los 39 °C, le recomendamos acudir al veterinario para diagnosticar la causa. Lee: Temperatura perruna.

Algo no anda bien…

Con la cabeza
Dada su agilidad y buenos reflejos, no es difícil percibir cuando un perro tropieza frecuentemente, se encuentra desorientado o inclina la cabeza más de lo normal. Si alcanza a tener convulsiones, espasmos e inconsciencia, puede tener un problema del sistema nervioso.

Por un dolor
Aunque algunos perros presentan una resistencia alta al dolor y otros chillan con mayor facilidad, en la mayoría podemos identificar que tienen una lesión grave si, por ejemplo, persiste por más de un día una cojera o rigidez de sus extremidades. Lo anterior se expresa, usualmente, a través del rechazo a caminar o moverse. En estos casos, cabe observar si se manifiesta alguna inflamación o lesión. Si el dolor se ubica en el cuello o el hocico, se evidencia con babeo o problemas para masticar los alimentos.

En el estómago
Debido al apetito –mezclado con curiosidad– las mascotas pueden ingerir alimentos y objetos que resultan perjudiciales para su estómago. Comúnmente, la diarrea o el vómito, que se deriva de esto, desaparece antes de 24 horas. Por eso, se debe prestar atención si los síntomas persisten por más de ese lapso de tiempo. La hinchazón abdominal puede ser parte de algo más grave.

Al respirar
Los perros también son propensos a infecciones o fallas respiratorias. Usualmente se presenta tos aguda, secreción nasal, jadeos frecuentes y ruidos mientras respira.

Al deponer
Las heces permiten determinar si hay presente algún malestar en nuestra mascota. Si hay dificultad o diarrea, y si se evidencian rastros de sangre, quiere decir que su sistema digestivo no está funcionando del todo bien. Defecar u orinar en lugares prohibidos a pesar de estar amaestrados puede ser un síntoma de falta de control de su sistema de evacuación. Lee: Guía para entender las deposiciones de tu perro.

¡Este no soy yo!
En el comportamiento también se encuentran señales de alerta que, en algunos casos, pueden incluso parecer gestos, movimientos o ruidos cómicos. Lo cierto es que son el mecanismo que las mascotas utilizan para darnos a entender que se sienten mal.

- Gemidos: llora persistentemente, sin que las cosas que por lo general lo calman, como comer o salir, surtan efecto.
- Letargo: es un estado de somnolencia prolongada, que presenta torpeza e insensibilidad.
- Irritabilidad: gruñe con facilidad y se muestra agresivo con otros animales y personas.
- Agitación: jadeo acelerado sin causa aparente.
- Pérdida del apetito: presenta un rechazo a la comida que se le suministra diariamente.
- Actitud huidiza: busca apartarse y permanecer en soledad.
- Comportamiento dependiente: algunos, por el contrario, buscan compañía de sus amos más de lo que normalmente lo harían.

Asesoría: Julio Álvarez, Veterinaria Kanimédica. 
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.