Snacks para perros Snacks para perros Foto: Jairo Segura

El ABC de los snacks y las golosinas

Los snacks y golosinas sirven para condicionar a los perros. Si los utilizamos adecuadamente durante el entrenamiento, pueden llegar a ser los mejores aliados.

Para despejar algunas dudas, recurrimos a la ayuda de veterinarios expertos, quienes nos indicaron cómo usar estos complementos alimenticios, sin perjudicar la dieta diaria de los canes.

¿Qué tipos de snacks y golosinas existen en el mercado?
En los supermercados de cadena o tiendas especializadas encontramos gran variedad de estos productos que se caracterizan por tener un sabor atractivo; algunos, altamente especializados, ofrecen probióticos y prebióticos, los cuales están desarrollados para estimular y fortalecer el sistema inmunológico; hay otros diseñados solamente para controlar de forma mecánica la placa y el sarro en los dientes de las mascotas (ten en cuenta que esto no reemplaza la profilaxis dental). Además, otros ayudan a disminuir de peso, también controlan la ansiedad y muchos simplemente son considerados como ‘premios’, por ejemplo, las galletitas, las cuales tienen una función principalmente de recompensa y adiestramiento.

¿Cuáles son los beneficios para mi mascota?
Estos bocadillos representan para los animales, lo mismo que las golosinas para los niños. Es decir, se pueden dar entre comidas y son un motivo de alegría para los perros. Por dicho motivo, se recomienda no abusar de ellos, pues perderían su fin como herramienta de educación y entrenamiento. Lo ideal es reservarlos solo para estos casos y/o momentos especiales.

¿Es ‘positivo’ darles premios habitualmente?
Estos deben ser suministrados de vez en cuando, porque, por naturaleza, son algo extraordinario. Cuando se convierten en corrientes y monótonos, pierden su sentido. Las mascotas se van a acostumbrando y seguramente esto repercutirá en un desorden alimenticio o en que no aprendan correctamente sus lecciones de adiestramiento. Es fundamental evitar que sea rutinaria la administración de snacks.

¿Cómo no incurrir en el exceso?

Como ya lo dijimos, los premios deben ser eso: premios. Si se lo suministramos como algo corriente, perderán su naturaleza de estímulo y valor. Entonces, para evitar desórdenes de comportamiento alimenticio, podemos dárselos en el momento del entrenamiento, al salir a la calle, o simplemente cuando vamos a hacer algo nuevo con ellos. Es bueno dividir una porción en cifras y así recibirá la cantidad justa.

¿Existen algunos productos que pueden afectar la salud?
El producto realmente no es dañino, el perjuicio lo puede causar la administración excesiva generando problemas metabólicos, porque se estarían aportando más calorías de las necesarias. Además, también pueden presentarse patologías como la gastroenteritis, acompañada de vómito y diarrea, y en los peores casos, desnutrición.

¿Cómo puedo identificar cuál es el contenido calórico ideal?
Esto depende del estado de salud, actividad y raza del perro. Como regla general, el aporte calórico de estos bocados no debe superar 10% de lo requerido diariamente. Para esto es recomendable comprar marcas reconocidas, que informen sobre su composición.

Los restos de comida humana, ¿pueden considerarse un snack?
Estos podrían ser un bocado; sin embargo, es muy difícil estimar el contenido calórico presente en las sobras de comida. Repetimos que es preferible darles un producto especializado, con garantía de nutrientes. Adicionalmente, hay alimentos humanos que son altamente nocivos para los perros, así que lo mejor siempre es consultar al médico veterinario de confianza.

Si mi perro tiene problemas de diabetes, sobrepeso, dentales, estomacales, etc., ¿cuál sería la mejor opción?
En cualquiera de estos casos, antes de administrar snacks se recomienda también acudir al veterinario para instaurar el tratamiento respectivo. Podemos ofrecerles algunos medicados y/u otro tipo de alternativas que los harán disfrutar muchísimo, sin enfermarlos.

¿Tengo que reducir la ingesta de concentrado cuando le doy premios?
De ninguna manera. Estos productos no son el reemplazo del concentrado; debemos tener presente que son solo ‘golosinas’, es decir, un alimento adicional.

*Agradecimientos
Juan José Rivera Jimenez, médico veterinario
Guillermo Rico Hernández, médico veterinario
Carlos Cifuentes, veterinario especialista del Pet Food Institute
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.