Tips para que tu perro no te transmita sus enfermedades

No es tan difícil evitar que entre tú y tu perro se transmitan enfermedades. Asegurar que se cumplan los programas de vacunación y priorizar los hábitos de higiene son aspectos fundamentales.

De entrada, la palabra ‘zoonosis’ no despierta grandes pasiones y, a decir verdad, no es nada amable: se refiere a las enfermedades que los animales les transmiten al hombre. A la lista de conceptos no muy simpáticos se une el de ‘zoonosis inversa’, es decir, las enfermedades que los humanos les transmiten a los animales; sí, es muy rebuscado, pero en teoría, es posible.

A continuación, diez tips para evitar que esa palabra, algo tediosa, salte de los libros veterinarios y se haga realidad entre tú y tu perro. No hay necesidad de lamentar si se puede prevenir:

  1. Debes cumplir con el programa de vacunación y desparasitación de tu perro. Así, se evitan enfermedades como la rabia o la leptospirosis que son un gran peligro para la salud pública por lo que en esos casos los veterinarios recomiendan algo muy doloroso: la eutanasia. Por suerte, estos males son cada vez menos comunes.
  2. Si juegas con tu perro, lo tocas, le manifiestas todo tu cariño, muy bien…pero procura lavarte las manos con jabón después de hacerlo y aun más si después vas a comer. Los veterinarios recomiendan tener mucho cuidado con los niños, quienes muchas veces se meten las manos a la boca tras jugar con los perros y pueden sufrir de parásitos gastrointestinales.
  3. No es ideal que beses a los perros en el hocico. Ellos huelen muchas cosas, entre ellas, las colas de otros canes, donde viven unas cuantas bacterias y parásitos. Si insistes…al menos límpiale el hocico y limpia tu boca, para que luego no haya infecciones.
  4. Es muy bello cuando un perro nos lame la cara, pero no hay que olvidar que ellos se limpian sus genitales con la lengua y lamen muchas otras cosas... existen otras formas en que puedes permitir que te demuestre su cariño.
  5. Cuando el perro sale a jugar es recomendable que limpies sus patas, pues pueden quedar mojadas y ese es un escenario ideal para los hongos.
  6. Baña y cepilla constantemente a tu perro por higiene y para revisar si no tiene hongos o pulgas. Examina que no tenga enfermedades en la piel –como la piodermatitis o la sarna- que pueden perjudicarte. En tal caso, lleva a tu perro al veterinario.
  7. Si duermes con tu perro, lava, más de lo común, las sábanas y las cobijas. Así mismo, asea y desinfecta constantemente el sitio donde tu mascota duerme.
  8. Recoge las heces del perro y limpia su orina con guantes.
  9. Si vives con tu perro en el campo, evita que tenga contacto con la orina y heces de otros animales para evitar enfermedades como la brucelosis. No lo dejes beber de aguas residuales, báñalo si se mete en pantanos e impídele el contacto con animales silvestres o portadores de otras enfermedades como las ratas.
  10. Y por último, respeta la salud de tu perro si tienes una enfermedad contagiosa. No hay nada mejor que estar con ellos y abrazarlos, pero es preferible evitar cualquier riesgo. En teoría, el hombre les puede transmitir a los perros males como paperas, estafilococo dorado, tuberculosis y hasta pulgas; sin embargo, cabe aclarar que esto es muy poco probable y que históricamente se han dado casos muy aislados.

¿Y los gatos qué?

Una de las enfermedades que los gatos nos pueden transmitir es la toxoplasmosis, causada por un protozoo y especialmente peligrosa para las mujeres embarazadas. Para prevenirla, evita que tu gato cace pájaros y ratones fuera de la casa; ten cuidado con lo que come; limpia a menudo su caja de arena, y cumple puntualmente con los programas de vacunación y desparasitación.

Prioriza los hábitos saludables, por ejemplo, no fumar. Un estudio de la Universidad de Tufts, Estados Unidos, señaló que los gatos tienen el doble de riesgo de sufrir de cáncer de sangre y boca cuando están expuestos al cigarrillo…así que ¡Pilas!

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.