¡Cuidado con las dietas crudas!

Si bien una dieta BARF (del inglés biologically adequate raw feeding/food, “alimentación cruda biológicamente adecuada”) o cruda bien balanceada ofrece una nutrición adecuada a nuestros perros y gatos, el control oficial sobre los fabricantes es mínimo.

Si eres de los que alimenta a tu perro con una dieta BARF comercial, tienes la responsabilidad de ir más allá y asegurar la mejor nutrición posible. Sin embargo, lo ideal es que la dieta cruda se prepare en casa, siguiendo los parámetros para que ésta sea balanceada.

Esto seguro te va a interesar: ¿A tu perro le gusta sentarse sobre ti? Estas son las razones

¿Qué se debe preguntar?

Fabricantes

Como consumidor tienes derecho a conocer la lista de ingredientes y la cantidad usada en la formulación. Algunas marcas tienen la lista en el empaque, pero la mayoría no. Si no te la ofrecen, busca un fabricante que sí lo haga.

Textura

La mayor parte de las dietas BARF comerciales locales son molidas lo que implica la pérdida de algunos nutrientes por oxidación, mayor riesgo de contaminación bacteriana y que no ofrecen la limpieza dental ni el masaje de encías, que sí se logra con una dieta cruda en trozos.

Vísceras

Algunos fabricantes excluyen las vísceras de su formulación. Las vísceras son fuente de vitaminas A y D, vitaminas del complejo B, ácidos grasos esenciales y minerales como selenio y cinc, entre otros.

Verduras

El contenido de material vegetal no debería ser mayor al 15% y varias marcas usan no solo verduras sino cereales como arroz o quinua, que no tienen razón de ser en la dieta de un perro porque aportan básicamente carbohidratos. Si bien el principal beneficio de las verduras es su contenido de antioxidantes, en el proceso de molido y congelación se pierde una parte importante de estos agentes. 

Heces

Si las heces lucen pálidas y secas, incluso arenosas, quiere decir que la dieta BARF que está consumiendo tiene un alto contenido de hueso, probablemente porque la formulación utiliza un porcentaje importante de patas y pescuezos de pollo.  

Que buena iniciativa: El proyecto de collares luminosos para salvarle la vida a perros callejeros

Hipertiroidismo

El alto contenido de pescuezos en algunas fórmulas comerciales nos lleva a otro problema. En 2012, Köhler et al. encontró hipertiroidismo en una pequeña muestra de perros alimentados con dietas BARF cuya formulación incluía un alto porcentaje de pescuezos; los niveles de hormonas tiroideas se normalizaron una vez se cambió la alimentación. Un año después, Zeugswetter et al. halló resultados similares en un estudio de casos.

Precio

Lo barato nos puede salir muy caro. Hay dietas BARF comerciales desde $2.000 la libra. No hay que ser un experto en el tema para sospechar de un precio tan bajo, ¿qué usan esos fabricantes para ofrecer un producto a tan bajo precio y aún así obtener utilidades?

Aceites

La dieta debe contener aceites vegetales como oliva o girasol, frescos y de alta calidad; varias marcas de BARF utilizan aceites sobrantes de restaurantes.

Pescado

Algunas empresas tienen referencias a base de salmón, este y otros pescados son de cuidado dado el riesgo de una infección por Neorickettsia helminthoeca, que puede ser mortal en perros.

La dieta BARF casera parecería ser muy complicada pero es cuestión de informarse bien. Una buena dieta cruda canina debe componerse en un 40% - 60% de huesos carnudos crudos, 30% - 40% de carne, 10% - 15% de vísceras y 10% - 20% de verduras. La de un gato: 40% de huesos carnudos crudos, 40% de carne y 20% de vísceras. El éxito de la dieta lo asegura la variedad y calidad de los ingredientes, no arriesgues la salud de tus peludos.

Otros videos de Alejandro Quiceno

Lo que necesitas saber sobre la dieta Barf

¿Los perros y los gatos pueden ser completamente vegetarianos?

El niño y el perro no se llevan bien, ¿por qué?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.