Un problema de lágrimas

Si los ojos de tu perro están llenos de lágrimas, puede que no sea tristeza, sino una enfermedad de fácil prevención y corrección.

La obstrucción del conducto lagrimal en los perros, como consecuencia de una inflamación o por una enfermedad congénita, puede causar un desbordamiento anormal de lágrimas.

Las lágrimas son necesarias para lubricar el ojo y evitar su desecamiento. Pero cuando se presenta una obstrucción del conducto que comunica el ojo con la nariz, estas se acumulan en exceso y se desbordan por el canto del ojo.

Esta anomalía se caracteriza por:

  • Un exceso de lágrimas en uno o en ambos ojos.
  • Se evidencia con mayor facilidad en perros con un pelaje claro, dejando una coloración rojiza cuando el problema es crónico.

Si bien se desconoce el mecanismo mediante el cual esta condición se hereda, se ve con relativa frecuencia en razas de perros bulldog, cocker spaniel, french poodle, golden retriever, samoyedo y bedlington terrier.

Como un exceso de lágrimas no es solo producto de la obstrucción del conducto lagrimal, el veterinario debe determinar que ésta es la causa original del problema para así programar su corrección mediante una cirugía.

Una forma sencilla de prevenir que el conducto lagrimal de tu perro se obstruya, consiste en evitar que entre en contacto en ambientes con polvo o arena. En caso de que esto se presente, es importante que el veterinario indique y coordine una limpieza periódica del ojo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.