Las cosas que jamás debes hacerle a tu gato

123 RF 123 RF

Entender un gato resulta ser una tarea compleja, por lo que muchos pueden confundir cómo tratar un felino pensando que es la forma adecuada y cayendo en los siguientes errores.

La naturaleza de los gatos les exige ser sigilosos, ágiles, higiénicos y calculadores. Al ser el perro relativamente más popular que los gatos, se tiende a tratar y cuidar a ambas especies como si fueran lo mismo y no lo son.

En ciertos casos tener un felino se puede convertir en un tormento si no sabemos cómo manejar su comportamiento y cuidar de su salud. Por eso, en 4 patas te explicamos cuáles son las cosas que no debes hacerle a tu gato y por qué. Para esta tarea recibimos el apoyo de  Juan Camilo González, médico veterinario y etólogo.

¿Qué no hacer?

Esto es algo que debes considerar: ¿Compraste un gato “enano”? Puedes estar promoviendo una mutación

1. Jamás le quites sus uñas

Estos animales son cazadores por instinto, por lo que hacen uso de sus garras afiladas para todas sus actividades. Se podría decir que son su orgullo y en muchos países se practica indiscriminadamente la desungulación, que consiste en retirar por completo las uñas, impidiendo su crecimiento.

Tras este procedimiento los gatos se muestran ansiosos, seguramente adoloridos y con cambios de comportamiento.  Juan Camilo recomienda no hacer este tipo de extracciones, que actualmente se consideran legítimas mutilaciones innecesarias.

Lo que sí puedes y debes hacer es cortarlas parcialmente, para que de esta forma sea más difícil que tu gato te lastime durante el juego y que no cause daños en tus preciados muebles.

2. No los obligues a nada

Reconocidos por su independencia, estos animales van de un lado a otro sin pedirle permiso a nadie. Difícilmente lograrás que te reciba efusivamente a ti y mucho menos a las visitas. Si tratas de obligarlo a estar donde no quiere o con quien no tenga confianza, de seguro recibirás una buena mordida o arañazo.

Lo mejor es permitirles administrar sus movimientos y que sean ellos quienes decidan cómo se sienten mejor. Eso sí: cuando deciden ser impertinentes y entrometerse en donde nadie los ha llamado, sabrás lo que es un ser insistente al que le importa poco lo que puedas llegar a pensar de su actuar.

3. Evita asustarlos

La mayor parte del tiempo los felinos permanecen reposo, siempre alertas de las adversidades que se presenten, pues cuando están durmiendo o comiendo, se encuentran en su estado más vulnerable.

Cuando decides sorprender a tu gato te das cuenta de que sus reacciones llegan a ser ampliamente exageradas y, por qué no, divertidas para algunos. Este acto está lejos de ser del agrado de tu mascota, ya que con el tiempo llegarán a desconfiar de su entorno y lo verás acongojado en un rincón.

4. No seas brusco

Si posees un cachorro tu prioridad debe ser otorgarle una buena educación. Si le enseñas a jugar de manera brusca, este se puede acostumbrar a hacerte daño y al ser grande no sabrá medir sus fuerzas y se convertirá en un problema difícil de controlar.

Tampoco es prudente usar tus extremidades para jugar con tu gato, pues esto fomentará que tú seas el juguete de ahora en adelante y sufrirás constantemente por sus rasguños.

5. Permitir que se aleje de casa

Esta es, sin duda, la práctica más peligrosa que puedes permitirle a mi minino. Una vez él se dé cuenta que el mundo externo le merma todas sus necesidades instintivas y territoriales, va a ser muy difícil convencerlo de que estará mejor permaneciendo en su casa.

No es seguro cuánto recorre un gato en cada uno de sus paseos. Puede ser un par de casas o dos barrios enteros. En su aventura se encontrará con más gatos defendiendo su territorio, perros curiosos, personas furiosas y vehículos apurados.

Cualquiera de los anteriores escenarios puede llegar a ser mortal para tu gato, quien está dispuesto a vivir todos los peligros con tal de saciar su curiosidad.  Lo mejor es proveerle de juguetes y distracciones bajo la protección y supervisión de tu hogar.

6.Darle alimento de mala calidad

El mercado ofrece una variedad de productos alimenticios de diferentes procedencias, por lo que debes tener muy en cuenta la etiqueta de cada uno antes de proporcionarlos a tu gato.

Juan Camilo González recomienda ofrecerles comida dependiendo de sus necesidades, que estén diseñadas para consumo exclusivo de gatos y que les aporte los nutrientes necesarios.

Existen enfermedades que aparecen por el bajo consumo de agua, lo que es común con una dieta seca como el concentrado. Por eso es válido administrar alimentos blandos y especiales para evitar que se bloquee el tracto urinario.

Suministrar comida casera también puede llegar a ser perjudicial, por lo que debes preguntar a tu veterinario de confianza cuáles serían los productos adecuados, si es que prefieres no darle alimentos ya procesados.

¿Ya sabes Cómo formar un hogar de paso para gatos callejeros?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.