Mascotas: un compromiso de amor y bienestar

De acuerdo con la organización AnimaNaturalis, en Bogotá, 4 mil animales son dejados en las calles de la ciudad cada año. De acuerdo con la organización AnimaNaturalis, en Bogotá, 4 mil animales son dejados en las calles de la ciudad cada año. Foto: iStock

Cientos de perros y gatos son devueltos o abandonados y terminan en refugios a la espera de ser adoptados o, peor aún, deambulando por las calles, en donde padecen todo tipo de crueldad y maltrato.

¿Por qué una familia opta por devolver o abandonar a su mascota? Aunque no hay respuesta que justifique este comportamiento, lo cierto es que la compra impulsiva y el uso de animales como obsequio son algunas de las principales causas de esta problemática.

Para Laura Rodríguez, fundadora de Adopta No Compres, es muy importante resaltar que los animales no son un juguete ni un objeto que se pueda comprar, regalar y luego devolver, sino una responsabilidad para toda la vida. “Ellos necesitan mucho amor, tiempo y actividad”, señala. Por eso, recomienda que, a la hora de decidir tener una mascota, la persona realice un análisis honesto y tome una decisión, pensando más que en ella, en el animal que traerá a su hogar.

Una cruda realidad

De acuerdo con la organización AnimaNaturalis, en Bogotá, 4 mil animales son dejados en las calles de la ciudad cada año. Además, esta organización internacional estima que 8 de cada 10 perros vendidos o regalados son abandonados por las personas que los tenían bajo su cuidado.

“Dar un perro o un gato como obsequio, sin el acuerdo de quien lo recibe, puede convertirse en una trágica decisión cuyas consecuencias las pagará el animal con maltrato y abandono. Si una pequeña vida de cuatro patas llega a casa, debe ser porque todos la están esperando y han adecuado su espacio y sus rutinas para satisfacer planamente sus necesidades físicas y afectivas”, señala la abogada Andrea Padilla, vocera para Colombia de AnimaNaturalis Internacional.

Sin embargo, aún hay mucha inconsciencia al respecto y esta problemática aumenta considerablemente durante los primeros meses del año, en los que algunas familias que reciben mascotas como obsequio de Navidad optan por regresarlas o abandonarlas.

Así lo demuestran los datos de la organización Animalitos Perdidos en Colombia, que, a través de su página web, registró cerca de mil perros y gatos encontrados en las calles o perdidos, durante los meses de enero a marzo de 2015. Para Viviana Buriticá, creadora de esta iniciativa, “llama la atención que, al comparar estas cifras con las obtenidas en 2014, febrero es el mes en que los usuarios realizan un mayor número de reportes”.

Según la creadora de Animalitos Perdidos en Colombia, son diversas las causas por las que las cifras aumentan en estos meses. “Muchas familias se van de vacaciones y abandonan sus animales, o en medio de las festividades estos se pierden, por ejemplo, por el sonido de la pólvora. Tristemente, para otras, la mascota que fue regalo de navidad ya no es tan atractiva cuando pasa la novedad, por lo que en estos meses ya no desean tenerla más”, explica Buriticá.

Ante esta cruda realidad, Constanza Moreno, directora de la Federación de Entidades Defensoras de Animales y del Ambiente de Colombia (FEDAMCO), considera que siempre es pertinente llamar la atención de todos los ciudadanos con este mensaje: “no hay que adquirir animales con la intención de regalarlos, ni por un capricho o una compra impulsiva e irresponsable”.

“Cuando se regala una mascota, el favorecido posiblemente no desee al animal o no cumpla con los criterios de un amo responsable. Esta es una decisión completamente personal y debe tomarse solo si se cuenta con el tiempo, el espacio y los recursos para cubrir las necesidades básicas del nuevo integrante de la familia”, concluye la representante de FEDAMCO.

Una mascota, un acto de amor

Compartir la vida con un perro, un gato o con ambos es una de las experiencias más bellas y gratificantes en la vida de cualquier persona. Es, como señala la defensora de animales Andrea Padilla, un acto de amor, por lo que su llegada a casa debe ser fruto de una decisión tomada en familia y con plena conciencia de las implicaciones que trae la tenencia responsable de un ser extraordinario, cuya vida podría extenderse hasta por más de veinte años.

Por eso, si decidiste traer a una mascota como nuevo miembro de tu familia, la vocera de la organización iberoamericana AnimaNaturalis recomienda:

  • Adopta y no compres. Hay cientos de perros y gatos amorosos esperando por un hogar en refugios y albergues, mientras “las transacciones comerciales contribuyen a la proliferación de animales en las calles, al maltrato y al cruel negocio de la compra y venta”, resalta Padilla.
  • Identifica a tu mascota desde el primer día que llega a casa, colocándole una placa con todos los datos de contacto.
  • Decide tempranamente si quieres que tu mascota tenga crías o vas a esterilizarla, de esta forma mejoras su calidad de vida y evitas que en el futuro haya más animales sin hogar.
  • Prevenir es la mejor alternativa para que un animal crezca sano, por lo que es clave desparasitar y vacunar según las recomendaciones del médico veterinario.
  • Recuerda que el abandono no es solo sacar a una mascota a la calle. También existe abandono al interior de los hogares, cuando los perros o gatos son víctimas de abuso, maltrato y negligencia, o no reciben los cuidados que requieren.
  • Por eso, asegúrate de brindarle al nuevo miembro de la familia una vida colmada de amor, respeto y bienestar.

Cuidados especiales para esta época

El aumento de animales callejeros en los primeros meses del año no solo se produce a raíz del abandono de estos. Muchas mascotas se pierden por los cambios en las dinámicas y rutinas durante las festividades, por lo que te recomendamos seguir estos consejos para garantizar el bienestar y la seguridad de tu amigo de cuatro patas en esta época del año:

  • Si vas de vacaciones y no puedes llevarlo contigo, decide con responsabilidad quién se hará cargo de su cuidado.
  • En los días de celebración, recuerda que los fuegos artificiales y las grandes aglomeraciones pueden atemorizarlo y provocar que salga corriendo, por lo que es ideal evitarlas.
  • No permitas que amigos o familiares le den alimentos fuera de su dieta regular.
  • Evita que luces, decoraciones y bocadillos que pueden resultar perjudiciales para su salud estén disponibles a la altura de tu mascota.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.