Un perro NO nace "potencialmente peligroso", se hace

123 RF 123 RF

Varios medios de comunicación se han encargado de estigmatizar la imagen de los perros referenciados dentro del Código de Policía. Acá los defendemos con argumentos.

¿Son los perros de razas bravas el problema?

Carolina Alaguna, veterinaria y etóloga, nos explica que la agresividad es uno de los problemas de comportamiento más frecuentes en cualquier tipo de perro y que hay estudios que revelan que el 90% de los ataques no son producidos por perros extraños, sino pertenecientes a la familia. Entre el 70 y 89% de los casos, la agresión provino de perros machos.

Teniendo en cuenta que cualquier raza es propensa a desarrollar comportamientos agresivos, se puede afirmar que el ambiente y el adiestramiento son factores incidentes en el actuar del canino, por lo cual, es obligación del propietario detectar los malos comportamientos y así determinar los correctivos y cambios en las rutinas nocivas.

“La agresividad tiene varias causas que van desde las orgánicas, por ejemplo, enfermedades que producen dolor: hipotiroidismo, tumores y otras patologías que están relacionadas con el cambio de temperamento del animal; causas fisiológicas, es decir, que son naturales como el caso de una madre recién parida que por lo general reacciona con agresividad por defender a sus crías y causas comportamentales”.

Importante: ¡No te dejes engañar! Aún no existen las pólizas para perros "peligrosos"

Dentro de las causas etológicas o comportamentales, se pueden destacar: la agresividad por dominancia; por miedo; territorialidad y protección de recursos; en el juego y por instinto depredador y redirigido. De estas la más delicada es la agresividad por dominancia, ya que puede ser dirigida a otros perros o hacia personas.

Perros de todas las razas se pueden mostrar agresivos con las personas, debido a que no es lo mismo un peludo educado en un entorno cariñoso, que uno que ha estado sometido a un ambiente hostil o violento. “El castigo físico no solo repercute en un aprendizaje pobre, sin motivación, sino que además resulta cortando el vínculo humano-animal”. Asegura la experta.

El canino podría reaccionar con agresividad como única manera aprendida de relacionarse con las personas o por miedo a ellas. Estudios recientes, dice Carolina, han demostrado que el temperamento de los dueños influye en el de sus animales.

Perros de cualquier raza, maltratados, que permanecen amarrados o lejos de la interacción con humanos (niños, jóvenes, adultos, ancianos), o incluso perros que han tenido traumas que les generan miedos o fobias con humanos pueden llegar a reaccionar con agresividad.

En otros casos, como consecuencia de la falta de reglas y el libre albedrío,  pueden reclamar espacios como propios: no se dejan bajar de la cama o el sofá; no se dejan manipular (peinar, cortar las uñas, dar remedios); no respetan a las personas de la casa cuando se les corrige y generalmente pueden responder ante lo anterior con gruñidos o incluso mostrando los dientes.      

No te vayas sin ver: Multas del nuevo Código de Policía sobre las mascotas ¿Cuánto valen?

 ¿Entonces son solo las razas “potencialmente peligrosas” o son todas?

La etóloga aclara que existen algunas razas listadas por la legislación nacional e internacional por considerarse “Potencialmente Peligrosas”, aunque el término correcto debería ser  “Razas fuertes”, ya que por su tamaño, contextura física y mordida fuerte, pueden llegar a ser más peligrosas que otras razas(solo de presentarse actos de agresividad).

Sabemos que no es lo mismo una mordida de un perro pequeño a la de un perro cuya mandíbula puede causar mayor daño, pero también sabemos que estudios han reportado que  incluso razas pequeñas podrían llegar a presentar mayores problemas de agresividad, pero esto no es resaltado en ningún medio como los problemas de las Razas Fuertes.

“No hay perros potencialmente peligrosos, hay perros de cualquier raza con agresividad como problema de comportamiento”      

                 

Un médico veterinario etólogo debe evaluar el nivel de agresividad del perro y los motivos. Muchos casos son tratables, pero si llega a niveles de peligrosidad, hay  algunas ocasiones en que la eutanasia puede ser la mejor opción. Sin duda alguna, hay más casos rehabilitables que de muerte asistida.

¿Qué debes tener en cuenta antes de adquirir un animal de “raza fuerte”?

Lo primordial es saber de antemano que la fisionomía de estos canes exige una manipulación especial: es recomendable que sean adultos con plenas capacidades, fuerza y carácter de líder quienes eduquen las razas fuertes para que puedan compartir todo tipo de personas. Si los perros no tienen reglas, se pueden salir de control.

Aprende de Los 5 comportamientos negativos que le celebras a tu perro

Recuerda que muchas veces, a temprana edad, estos peludotes no cuentan con la conciencia necesaria para saber si están jugando de forma que no  hagan daño a sus dueños o compañeros de juego. En ningún momento se debe recurrir a la violencia, pues así mismo aprenderán a tratar.

La experta hace especial énfasis en que las personas que sean “tenedores” de perros de este tipo, deberían ser personas sociales y sobre todo responsables, para que de esta forma se le pueda demostrar a la comunidad que estos animales están siendo estigmatizados de forma inadecuada.

Si la persona es agresiva, nerviosa, permisiva y no es un dueño ejemplar, los problemas pueden ocurrir de forma constante e inevitable, por lo que aquellos ciudadanos que tengan una visión sesgada de las razas podrían caer en generalizaciones, promover su discriminación y aseverar la demanda de reglas en propiedades horizontales, urbanizaciones y parques públicos que afecten a los amos de perros que muy posiblemente no presenten agresividad.

Para finalizar, Carolina Alaguna hace una comparación bastante válida  que, basada en su experiencia, cobra veracidad: los perros pequeños como los chihuahuas y los pincher tienen más tendencias agresivas que las otras raza. Incluso las catalogadas como potencialmente peligrosas. 4 Patas, en artículos anteriores lo corrobora: Los chihuahuas son más agresivos que los pitbull.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.