Salvavidas: Juan Sebastián Bejarano y Lucas

Cuando un ser humano adopta a un perro, no se sabe con certeza quién termina salvando a quién.

Estas son algunas de las muchas historias que recibimos de nuestros lectores y de sus mascotas rescatadas: testimonios que confirman que siempre vale la pena arriesgarnos para darle a un animal una segunda oportunidad.

Juan Sebastián Bejarano y Lucas

Lucas Martini III Del Valle de Atriz nació siendo todo un campeón: buen tamaño, bonito pelo y tres lunares en su lengua característicos de sus abolengos lo hacen un excelente representante de los Golden Retriever. Fue comprado por una cariñosa familia que durante sus primeros meses lo recibió como un miembro más, pero debido a la falta de tiempo y a las ocupaciones propias de una ciudad como Bogotá, decidieron enviarlo a una finca lejos de las comodidades urbanas. Nuestras vidas se cruzaron el 1 de diciembre de 2016. Lucas tenía 2 años y yo un desamor pasajero. Desde que nos vimos, empezamos a caminar juntos por el mundo. En las noches, él me acompaña al gimnasio; después, yo lo acompaño al parque. No se sienta y no da la mano, pero todas las noches me bate la cola y mueve sus ojitos bizcos como si se le fueran a caer. Don Alonso, su anterior dueño, sin querer queriendo nos dio el mejor regalo de Navidad: a Lucas una segunda oportunidad y a mí el mejor de los amigos.


Foto: Juan Sebastián Bejarano. 

Esto es lo que debes hacer para denunciar un caso de maltrato animal y se haga justicia.

Conoce más historias de rescate animal aquí:

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.