Salvavidas: Juliana Aguilar y Lulú

Cuando un ser humano adopta a un perro, no se sabe con certeza quién termina salvando a quién.

Estas son algunas de las muchas historias que recibimos de nuestros lectores y de sus mascotas rescatadas: testimonios que confirman que siempre vale la pena arriesgarnos para darle a un animal una segunda oportunidad.

Juliana Aguilar y Lulú

A Lulú la encontré en la calle, el 26 de febrero de 2017. Ese día entendí que el amor a primera vista existe. La miré y no fui capaz de dejarla sola. En un principio tenía pensado ayudarla, esperar a que se recuperara y luego darla en adopción; pero ella se ganó mi corazón. Me la pusieron en el camino para enseñarme paciencia, constancia, disciplina y mucho más. Unas semanas después, me di cuenta de que estaba embarazada, así que sacamos los bebés adelante y les conseguimos familias que les abrieron las puertas de su hogar. Hoy puedo decir que la amo con todo mi corazón. Me enseñó mucho durante su proceso de recuperación. Ella llegó a mi vida para hacerla más feliz y cuidarme. Además tengo otros dos perritos, Nano y Nube (@nanoynube), los cuales desde el primer momento la aceptaron.


Foto: Juliana Aguilar

Esto es lo que debes hacer para denunciar un caso de maltrato animal y se haga justicia.

Conoce más historias de rescate animal aquí:

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.