Perro, gato y rata, los “tres mosqueteros” que nadie puede separar

The Dodo The Dodo

Aunque por su naturaleza es más fácil que se odien entre ellos, este trío de amigos son el claro ejemplo de que toda regla tiene una excepción.

Una perra a la que llamaron Sasha, un gran gato bicolor que responde al nombre de Jack  y Tweaks, una rata que anda tranquila bajo el cuidado de sus dos compañeros, fueron abandonados cruelmente en el Oshkosh Area Humane Society (OAHS) en Oshkosh, Wisconsin.

Los inicios del mes de marzo no fueron fáciles para los tres animales, pues en lugar de permanecer calientes y amados bajo el cobijo de su dueño, fueron dejados a su suerte a pesar de que a cualquiera le pueden generar una avalancha de ternura y una gran enseñanza de lo que es una amistad verdadera.

La que era su familia cayó en una crisis económica y debieron dejarlos al cuidado de este refugio, donde ahora viven y juegan felices e inseparables, como dijo Cheryl Rosenthal, coordinador de comunicaciones y educación en OAHS a The dodo:

“Tuvieron que reducir el tamaño de su hogar, y no pudieron tener a los tres animales con ellos, por lo que los trajeron aquí. Mucha gente diría, ‘¿Por qué haces eso?’ Pero no todos los lugares aceptan mascotas, y mucho menos tres de ellos”

Mira esta otra historia: La increíble amistad entre esta mini vaca y 12 perros

Todo parece indicar que el perro, el gato y la rata aprendieron a convivir entre sí a tal magnitud, que ahora es imposible separarlos así sea por tan solo un instante, lo que demuestra el por qué fueron abandonados en su condición y por qué han permanecido juntos.

Al llegar al lugar fue necesario hacerles exámenes, por lo que Jack fue separado de sus amigos y fue en ese momento donde notaron un cambio espontáneo en su comportamiento, como dijo Cheryl:

“Él estaba muy asustado; gruñía y no cooperaba en absoluto. Así que uno de los empleados dijo: ‘¿Por qué no tratamos de traer al perro?’ Y fue simplemente increíble. Tan pronto como el perro entró, él era un gato totalmente diferente. Él solo se relajó sabiendo que su amigo estaba allí”.

Después de ver esto decidieron en integrar a la rata, ya que la persona que los dejó allí había dicho que entre ellos se llevaban muy bien. Al hacer la integración notaron que Tweaks corría detrás de Sasha y que se lamían entre sí. Al rato llegó el turno de Jack.

“El gato estaba durmiendo, y Tweaks se arrastró por debajo del gato, y luego se hizo debajo de sus patas delanteras y simplemente se quedó allí, como si fueran los mejores amigos. Fue bastante sorprendente”.

Conoce sobre este lindo acto: Una historia de amistad en medio de la guerra de Afganistán

Afortunadamente esta historia tuvo un final feliz, cuando una familia acudió al refugio en la búsqueda de un gato y un perro a los cuales adoptar. El inconveniente surgió cuando Kathy Berens, la posible adoptante, no contempló adoptar a la rata también.

“Al principio, ella dijo: ‘No, no creo que me gusten las ratas. Pero los voluntarios dijeron: ‘Usted realmente debe venir y reunirse con Tweaks. Él es realmente excepcional‘”, dijo Cheryl Rosenthal a The Dodo.

**Fotografías: The Dodo

Esto dejó como resultado a Kathy enamorada del pequeño animal y a tres amigos inseparables viviendo en un nuevo hogar, donde esperamos que pasen el resto de sus vidas sin la necesidad de ser separados en algún momento.

Crédito: Facebook de Oshkosh Area Humane Society

¿Sabías esto? Mujeres de la historia que lucharon por los derechos de los animales ¡Gracias!

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.