Evita los mareos de tu perro en el carro con estos consejos

123 RF 123 RF

Para que no te tengas que preocupar por el estrés o el vómito de tu perro. En 4 Patas te presentamos siete consejos para que esa experiencia no sea traumática.

Quieres emprender un viaje por tierra con tu mejor amigo de 4 Patas, pero temes que por el camino se sienta estresado, mareado y llegue a vomitar. Tranquilo, sí se puede hacer y además es una buena idea y un plan que ambos disfrutarán, solo ten en cuenta que no puede ser “de buenas a primeras”.

Para ser sinceros, no a todos los perros les gusta viajar en carro y sacar su hocico por la ventana (que por cierto es una mala práctica), así que antes que nada debes saber qué tanto conoces a tu perro y verificar si realmente no le molesta el movimiento del carro, los ruidos o el espacio en donde irá.

Deberías leer: ¡No abraces a los perros! A ellos no les gusta y la ciencia lo explica

Así que si decides iniciar esta nueva rutina con el perro, aquí te presentamos algunos consejos para que sus viajes juntos no se conviertan en un dolor de cabeza:

  1. Acostúmbralo desde pequeño

Al igual que a los humanos, todo se aprender mejor y más rápido cuando sé es bebé. El perro ya maduro verá esa actividad como parte de una rutina normal sin mayores traumatismos. La recomendación es que desde que son cachorros se inicien con pequeños trayectos con una velocidad controlada.

  1. El ayuno

Alimenta muy bien a tu perro entre cuatro y cinco horas antes del viaje, esto te ayudará a que su organismo no presente cambios tan bruscos que le produzca el vómito varias veces.

Foto: 123 RF

  1. Actividad Física

Otra estrategia para que tu perro esté más calmado es que antes del viaje salgas con él a trotar o caminar para que cuando llegue la hora del viaje, él se encuentre más relajado y haya liberado la mayor cantidad de energía posible.

Te recomendamos: La emotiva canción con la que todo amante de los perros se identificará  

  1. Asociación positiva

El perro debe disfrutar de esta experiencia, por lo cual debe relacionarlo con algo divertido o relajante. No pretendas que no se agite si cada vez que se sube al carro resulta que es por una visita al veterinario. Procura salir más con él y que cuando paren o lleguen al lugar hagan actividades emocionantes para él. No olvides premiarlo cuando se porte bien y llevarle su juguete favorito.

  1. Parar para descansar

Si llevas un perro, olvídate de hacer un viaje de largas horas sin hacer una sola parada, solo por llegar más rápido. Deberás hacer más paradas para que el perro se hidrate, estire las piernas y haga sus necesidades.

  1. El espacio del perro

La comodidad es importante, por eso procura que tenga un sitio agradable para recostarse como una almohada o en algunos casos una colchoneta. Él no debe compartir su espacio con maletas u objetos pesados que con el movimiento del carro lo puedan lastimar o hacerlo sentir más encerrado. Si tu perro es muy hiperactivo, por su seguridad deberá ir con un cinturón de seguridad especial para mascotas.

  1. Buena temperatura

El calor también es molesto para ellos, así que prende el aire acondicionado a temperatura de 20 grados.  Si tu carro no tiene, la otra opción es que bajes la ventana solo unos centímetros para que se cree una pequeña corriente de aire. ¡Pilas! Si tienes vidrios eléctricos, no olvides bloquearlos.

No dejes de ver, Viajar en avión con tu mascota: requisitos y cuánto cuesta 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.