Las enfermedades más graves que te puede transmitir tu mascota ¿Cómo prevenirlas?

123 RF 123 RF

4 Patas te explica cuáles son las principales enfermedades zoonóticas y cuáles son los cuidados que debes tener para que ni tú, ni tu mascota se vean afectados.

Pensar en la salud de nuestros animales de compañía también es pensar en la nuestra, así que como parte de nuestras obligaciones como dueños responsables es cuidar del bienestar físico y anímico de ellos. Prevenir  que las que las enfermedades transmitidas de animales a humanos –también conocidas como infecciones zoonóticas- es una tarea de todos. 

Según un informe del Ministerio de Salud de Colombia, en el mundo el 43,6% de las enfermedades son zoonoticas y aseguran que del 75% de las enfermedades humanas emergentes tienen orígenes en animales como ocurre con la rabia, la brucelosis, el ántrax, la influenza aviar, la tuberculosis bovina, entre otras. 

Te recomendamos: En qué consiste la donación de sangre en las mascotas 

 El bienestar de los animales implica cuestiones tan vitales como la inocuidad y la seguridad alimentaria, la salud humana y animal, la sostenibilidad ambiental, la seguridad en el trabajo, y el desarrollo rural. Bayer de hacer Ciencia para una Vida Mejor” afirmó Juan Pablo Trujillo gerente de la línea animales de compañía de Bayer Colombia. 

Mecanismos de transmisión 

Los humanos pueden contagiarse de enfermedades zoonóticas, a través de secreciones y/o deposiciones. En algunas ocasiones, las infecciones son transmitidas por artrópodos como garrapatas, pulgas, ácaros, etc. Las enfermedades zoonóticas son 45% de origen viral, 28% bacteriano, 20% parasitario y el 7% son producidas por agentes micóticos, según el Ministerio de Salud en Colombia. 

La seriedad de la infección depende del tipo de agente, la vía de ingreso, la edad y el estado inmunológico de la persona. Los más propensos son los niños y adultos mayores, así como personas que carecen de los cuidados sanitarios e higiene personal adecuados, personas inmunodeprimidas de diverso origen que han tenido un trasplante, pacientes oncológicos o con tratamiento esteroidal crónico, infección por VIH avanzada, así como los dueños de mascotas que no acostumbran a desparasitarlas y/o llevarlas periódicamente al veterinario. 

Te puede interesar: ¿Por qué a tu perro le gusta tomar el sol? Estas son las verdaderas razones 

Principales zoonosis transmitidas por perros y gatos 

Transmitidas por parásitos: 

  • Parasitosis intestinales: Tenia (dipilidium caninum). Los animales las adquieren por la ingestión de huevos en heces infectadas. Cuando un humano la ingiere accidentalmente, se puede convertir en larva dentro del organismo, migrar por el cuerpo y generar quistes oculares. Puede producir también lesiones de piel, prurito, diarrea y vómito. Es importante contar con un buen plan de desparasitación para que no haya transmisión cuando se recogen las heces de los animales o se besa a la mascota.
  • Erlichiosis canina: es transmitida por garrapatas y puede producir anemia, baja de plaquetas, fiebres y malestar general en humanos. En el caso de mascotas infectadas, puede llevarlas hasta la muerte, en el caso del humano los síntomas son similares a los asociados a un dengue.
  • Sarna: es transmitida por un ácaro, los animales que padecen la enfermedad la pueden transmitir por contacto. Produce lesiones en piel, inflamación, dolor y en algunos casos pérdida de pelo.
  • Leismaniasis: es transmitida por vectores -mosquitos-, se puede presentar de dos formas: lesiones de piel o lesiones de órganos. La clave es la prevención, pues la cura es de difícil manejo, un animal infectado en contacto con un mosquito puede infectar a un ser humano.
  • Babesiosis o piroplasmosis: se trata de una protozoosis hemática transmitida por las garrapatas, que afecta los glóbulos rojos de los perros. Se caracteriza por fiebre, anemia, ictericia, pérdida de apetito, y puede comprometer la vida del animal.
  • Anaplasmósis: Esta enfermedad ataca los glóbulos blancos y plaquetas de los perros ocasionando problemas inespecíficos como fiebre, debilidad y falta de apetito. Puede provocar también pequeñas hemorragias o un cuadro severo de anemia infecciosa.
  • Infección por Rickettsias: Las rickettsias normalmente viven en ácaros, garrapatas, pulgas. Pueden causar fiebre, erupción cutánea y aunque suele pasar desapercibida, puede generar lesiones graves en diferentes órganos.   

Tienes que saber: Tus conflictos personales pueden enfermar a tu mascota   

Virales 

  • Rabia: es producida por un virus que el animal adquiere y se transmite mediante la saliva y puede producir los mismos síntomas tanto en humanos que en animales. La manera de prevenirla es realizar inmunizaciones según el plan del veterinario. No hay una cura para esta enfermedad, por eso la prevención es fundamental. 

Bacterianas: 

  • Enfermedad de Lyme: es transmitida por garrapatas y produce síntomas similares a la Erlichiosis pero más severos. La enfermedad de Lyme puede causar uno o más de los siguientes síntomas: erupción cutánea en forma de círculo llamada eritema migrans que comienza a ampliarse, fiebre, dolores musculares y de las articulaciones, dolor de cabeza, escalofríos, fatiga, ganglios linfáticos inflamados, son los más comunes.
  • Bartonellosis: según estudios más de 8 especies de esta bacteria se han identificado como causantes de problemas de corazón (endocarditis, miocarditis), hígado (hepatitis) o problemas respiratorios (rinitis).
  • Toxoplasmosis: En el caso de la mujer embarazada representa un grave peligro tanto para ella como para el feto. Por otra parte, está la giardiasis y coccidiosis (parásitos microscópicos unicelulares) que producen problemas digestivos y se convierten en una amenaza más grave aún, para pacientes inmunosuprimidos como los que padecen VIH o personas de la tercera edad. 

Mira también: ¿Qué es la terapia neural en perros y cuándo se recomienda? 

Recomendaciones para cuidar la salud de tu mascota 

Bayer te invita a considerar varias recomendaciones que permitirán su adecuada atención y cuidado:

  •  Lava constantemente tus manos con agua y jabón, si en tu vida diaria estás en permanente compañía de animales.
  • Visita regularmente al veterinario (en caso de perros y gatos, mínimo tres veces al año).
  • Debes estar atento al plan de vacunación, desparasitación y alimentación sugerido por el médico veterinario.
  • Establece la frecuencia de baños que necesitan los animales con el veterinario
  • Preocúpate porque tu mascota cuente con espacios amplios para que pueda desenvolverse de manera libre.
  • Debes estar pendiente de la hidratación y nutrición.
  • Sé responsable con el medio ambiente y recoge los desechos.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.