¡No a las amputaciones estéticas en mascotas! Aquí las razones

123 RF 123 RF

Mutilar partes del cuerpo de un perro como la cola o las orejas solo tiene fines caprichosos y vanidosos de las personas. Una tendencia que tiene que acabar.

Hasta dónde puede llegar la vanidad del hombre que desde hace mucho tiempo utiliza también a los animales con fines caprichosos y superficiales por el hecho de aparentar y sentirse superior al otro. Un esnobismo desacerbado que también han tenido que sufrir las mascotas.

En Colombia, y en general en muchos países con poco consciencia hacia los animales, es frecuente encontrar perros con la cola y las orejas mutiladas porque supuestamente se verán más feroces o más atractivos, una práctica que viene desde los criaderos.

Te puede interesar: El festival que les rinde homenaje a los perros

Cirugías como otectomía (corte de orejas) y caudectomía (corte de la cola) en animales de compañía son los procedimientos más comunes  y aunque cada vez son más los animalistas que hacen campañas para frenarlos, en Colombia no hay una legislación fuerte que los prohíba, así que depende de la ética del veterinario y del dueño del perro.

El veterinario y presidente de la ONG Mascoteros Solidarios, Carlos Rodríguez, explica que la amputación de orejas y rabos en los perros se ha incrementado en grupos sociales "que utilizan a estos animales para actividades ilegales como las peleas" o que desean resaltar su estética, aunque es una "auténtica aberración". Según Rodríguez, "la mayoría de veterinarios no practica este tipo de cercenamientos".

Mira también: Por qué no debes tratar más a tu perro como un bebé

Desde el Colegio de Veterinarios de Málaga, Lisardo Morán, asegura que estos cortes suelen ser por motivos de estética y para mejorar la belleza del animal. Hay razas que por sus estándares se presentan con las orejas y/o el rabo mutilado: doberman, boxer, schnauzer, pitbull, etcétera. Según Morán, en otras ocasiones se les mutila la cola para evitar los golpes del animal porque "producen daño".

¿Por qué no hacerlo?

  • En la amputación de la cola y en las orejas se cortan cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y otros tejidos además de la piel. Lo que quiere decir que el perro se ve sometido a diferentes dolores innecesarios y por varios días, que sin los cuidados necesarios estas heridas pueden llegar a infectarse. 
  • Es solo un procedimiento estético, así que no es necesaria para la salud del perro. 
  • La cola es la continuación de la columna vertebral en el perro y está compuesta por vertebras acompañadas de otros tejidos; por ende es un elemento importante para su equilibrio. Al correr, girar, saltar y hacer toda clase de movimientos el animal necesita de la cola para realizarlos con mayor facilidad. 
  • La posición de las orejas y el movimiento de la cola transmiten información de vital importancia para socializar con otros animales.
  • A pesar de que generalmente se practican a los cinco días de nacido del perro, no deja de ser doloroso y traumático para los cachorros.

No dejes de ver: Lo que jamás debes hacerle a tu perro

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.