¡No le des dulces a tu perro! Estos son sus peligros

123 RF 123 RF

Sabemos que en ocasiones es imposible resistirse a esas miradas que tu mascota hace cuando te ve comiendo algo; sin embargo, antes de darle un dulce, debes pensarlo dos veces.

“No puede ser tan peligroso, es nada más un pedacito de chocolate”. Así podría iniciar una linda historia de compañerismo alimenticio entre una mascota y su amo; pero por el contrario, así inicia una visita repentina al veterinario no solo por tratarse de una porción de chocolate (que como hemos tratado en ediciones anteriores, es tóxico para los perros), sino por la ingestión de porciones de dulce.

Las gomas, chocolates, galletas, tortas, helados, frunas, etc., son muy llamativos para los humanos y ni hablar de sí lo son para tu mascota; pero, así como un exceso de dulces en una persona puede causar diferentes problemas, en tu peludo también y no necesariamente en exceso. Así que antes de compartir el helado con tu perro, te invitamos a leer qué tan aconsejable es el consumo de golosinas por parte de tu peludo.

Cuestión de diferencias

No será un secreto para ti saber que el sistema digestivo de un perro difiere mucho del de una persona y no hablamos de anatomía, sino también de razones fisiológicas. Recuerda que los antepasados de tu mascota eran silvestres y su dieta estaba compuesta de otro tipo de elementos.

Mira también: Lo que debes saber para cuidar los dientes de tu mascota

Las principales diferencias radican en que el páncreas (el órgano encargado del metabolismo de las grasas y la glucosa), es muy susceptible a los altos niveles de estos elementos y debe producir cantidades excesivas de enzimas digestivas para contrarrestar el consumo indebido, produciéndose así una sobrecarga. Esto sumado a que el intestino de los perros es más corto lo cual hace que muchos de los nutrientes no puedan ser metabolizados rápidamente y terminarán acumulándose en el organismo.

Un pedacito nada más…

Si le has dado un trocito de dulce o tu perro lo ha ingerido de manera accidental, lo más probable es que no le suceda nada; el problema está cuando el consumo de azúcares es constante o cuando se sobrepasa la cantidad máxima que su organismo es capaz de metabolizar.

             Niveles normales de glucosa en sangre para perros

Cachorros

90-150 (mg/dL)

Adultos

70-125 (mg/dL)

 

Te recomendamos leer: ¿Cómo saber que tu perro está envejeciendo?

Y, ¿qué pasa si…?

Cuando se sobrepasan los límites tolerables de azúcar o su consumo es frecuente tu perro podría presentar:

  • Diabetes: las causas de la diabetes son diferentes, pero si existe un exceso de glucosa en sangre el páncreas no producirá suficiente insulina para poder metabolizarla.
  • Problemas orales: caries, problemas en las encías, mal aliento, pérdida de piezas dentales y acumulación de bacterias en la boca.

Te puede interesar: Alimentos que limpian la boca de tu perro

  • Obesidad: el organismo aprovechará la cantidad de calorías que necesita para las funciones vitales, el exceso se acumulará en el organismo llevando a tu mascota a aumentar de peso.
  • Pancreatitis: al requerir más enzimas digestivas para realizar el metabolismo, el páncreas se sobrecargará y, como consecuencia de ello, generará un proceso inflamatorio.
  • Sistema digestivo y sistema nervioso: No sólo el páncreas se sobrecarga; todos los sistemas de tu perro pueden llegar a hacerlo generando gastritis, úlceras o problemas intestinales
  • Sistema circulatorio: el exceso de azúcar en la sangre puede producir una excitación del sistema circulatorio y afectar el corazón de tu mascota.

¿Y los carbohidratos, qué?

Los alimentos concentrados que se encuentran actualmente en el mercado están hechos de almidones provenientes del arroz, el sorgo, el maíz, el trigo o la cebada. Dichos almidones son metabolizados en glucosa por parte del organismo. Por lo cual, una dieta inadecuada también puede ser la causante de problemas calóricos en tu mascota y también debes prestarle atención.

No te vayas sin leer: Se crea unidad de urgencias para animales callejeros en Bogotá ¡Por fin!

Mi perro no come dulces, pero…

Muchos amos no dan dulces como tal, pero suplementan la dieta de sus peludos con futas, miel, panela, etc., que al final de cuentas terminan convertidos dentro del organismo en glucosa y que pueden generar los mismos problemas que un helado, un dulce o un brownie

*Fotos: 123 RF

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.