Tips para manejar el celo de una perra en casa

123 RF 123 RF

Las hembras crecen y llegan a la edad de la pubertad. Preparémonos para comprender y manejar esta situación.

La pubertad en las perrita llega cerca a los seis meses de edad y, a partir de este momento, su ciclo estral se repiten cada seis u ocho meses, diferente a lo que sucede con las mujeres, pues estos se repiten cada mes. Durante este periodo, el único cambio que vamos a notar ocurre durante el llamado ‘celo’, momento en el cual ?seguramente? cambiarán algunas de nuestras rutinas. 

Al inicio del celo, las hembras presentan un sangrado y liberan feromonas para atraer a los machos, esta fase se llama proestro y dura alrededor de 7 a 10 días. Después, ocurre un segundo periodo llamado estro que suele durar el mismo tiempo; aunque este tiempo puede variar dependiendo del organismo de cada perra. Esta seguirá liberando feromonas y además va a ser receptiva a la copula. En algunas perras estas dos fases pueden tardar hasta cinco semanas. 

Te recomendamos: Croquetas anticonceptivas para perros callejeros, un nuevo avance científico 

Comportamiento normal asociado al celo 

Es común que durante esta época los cambios hormonales alteren el comportamiento de nuestras consentidas. Algunas se ponen apáticas, mientras que otras se vuelven más cariñosas. También vamos a ver en la calle que tanto el nivel de actividad, como el número de micciones va a estar aumentado y esto es simplemente para llamar la atención de los machos. 

En algunos casos podemos encontrar perritas que se vuelven menos tolerantes y son agresivas con extraños o miembros de la casa. Además, suele ser común el desarrollar embarazos psicológicos algunas semanas después de acabado el celo. 

Los perros, especialmente los jóvenes, son muy sensibles a la detección de feromonas sexuales, generando un aumento en el marcaje con orina, la agresividad hacia otros machos y la búsqueda de hembras, llegando a olvidar muchas veces los comandos de llamado y el amor por su familia. 

Lee también: Perro nuevo, ¿cómo evito problemas, si ya tengo uno en casa? 

Manejo durante el celo 

Lo primero que podemos intentar es enseñarle a usar bragas, teniendo en cuenta que cada vez que estén sucias debemos limpiar a nuestra mascota y ponerle unas limpias. Si no logramos hacerlo, podemos designar un espacio para ella que sea fácil de limpiar, y donde nos aseguremos que ningún macho tenga acceso; sin embargo, debemos evitar encerrarla por mucho tiempo, ya que podemos generar otros problemas de conducta como destrozos o ladridos excesivos. 

Su rutina de paseos debe continuar, pero siempre debe ir con correa y no frecuentar lugares donde hayan muchos perros, pues en un descuido la pueden montar o puede generar peleas entre machos e, incluso, causar que peludos se pierdan de sus casas por estar buscando a nuestra perrita. Para evitar que la molesten en exceso resulta útil hacer lavados de la región perianal y aplicar esencias mentoladas que confundan la detección de feromonas por parte de los machos. 

Prevención 

Para evitar lo incomodo que puede resultar el celo, les recomiendo esterilizar a su mascota. Después de la cirugía no van a volver a tener que lidiar con lo que se mencionó antes. Además, si se hace alrededor del primer celo, va a disminuir el riesgo futuro de cáncer de mama y otras enfermedades. Sobre todo, vamos a aportar nuestro granito de arena al no traer más cachorros a un mundo donde hay miles buscando hogar. Como siempre, ante cualquier duda, asesórate con tu médico veterinario de cabecera.   

Te puede interesar: ¿Por qué los perros te huelen la entrepierna?

Tips para manejar el celo en casa

Calzoncitos

Enséñale a usar ropa interior, recuerda realizar varias limpiezas y cambios al día.

Designa una zona segura

Busca una zona fácil de limpiar donde ella se pueda quedar, asegúrate de ofrecerle juguetes de su agrado y retirar todo lo que pueda dañar. Los machos están prohibidos en esta zona.

Evita embarazos indeseados

Separa tu hembra de los machos de la casa y del exterior por un mínimo de 28 días, en caso de accidente acude a tu veterinario.

Los paseos

Siguen siendo necesarios, pero evita contacto con machos y visitar lugares con muchos perros.

Disminuir el olor

Puedes bañarle su zona perianal dos veces al día, aplicarle esencias mentoladas o administrar clorofila vía oral.

Evita estimular machos

Mantener las ventanas cerradas y limpiar los lugares de acceso a la casa diariamente, puede ayudar a evitar Romeos orinando y esperando por su Julieta.

Incrementa la actividad en casa

Realiza juegos y practica ejercicios de adiestramiento que ayuden a compensar la falta de actividad que tiene durante los paseos o su asistencia al colegio.

 

No dejes de ver: ¿Por qué los perros te huelen la entrepierna?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.