Secreción de leche y no está embarazada, ¿qué tiene la perra?

123 RF 123 RF

Hay enfermedades que padecen solamente las hembras de cada especie, esta puede ser una respuesta a procesos fisiológicos de los que debes estar pendiente para evitar enfermedades.

Elegir entre adquirir una nueva mascota que sea hembra o macho es algo que muchas veces genera dudas entre los dueños interesados en agrandar su familia, ya que existen cierto tipo de comportamientos que diferencian los sexos y que hace que la persona se detenga a pensar en sus preferencias, aunque este no debería ser un factor dominante a la hora de dar la oportunidad a una mascota.

Como en los humanos, no todas las enfermedades son compartidas y los machos llegan a sufrir de males que es imposible compartir con las hembras, que también se ven afectadas por sus propias patologías que se desprenden principalmente desde su sistema reproductivo.

Si eres dueño de una hembra, seguramente te habrás cuestionado en algún punto cuál es la diferencia entre esterilizar o no a tu mascota, así como las consecuencias de omitir ciertas alertas que se presentan por medio de sus cuerpos, como inflamaciones, secreciones, cambios de comportamiento o hábitos.

Esto te puede interesar: ¡Cuidado! Tu perro puede estar sufriendo de cálculos renales

Uno de ellos es la producción de leche, que en perras gestantes es bastante natural, como respuesta a la necesidad de alimentar a sus crías para ayudarlas a superar su etapa más vulnerable.

El ciclo inicia con la preñez y termina poco después de los dos meses de haber dado a luz, cuando los cachorros tienen la capacidad de ingerir otros alimentos por sí mismos y la leche se seca de las glándulas mamarias de la madre.

A este punto no debe haber ninguna señal de alerta, pues una vez terminado el proceso, el cuerpo volverá a su condición natural. Se debe prestar atención cuando, una vez terminado el celo, tu mascota cambia su comportamiento, pierda el apetito y se vuelva ansiosa. Sumado a esto comienzas a ver que está secretando leche como si estuviera alimentando a un cachorro.

Estos síntomas son una señal de alerta, ya que al presentarse esto  te están anunciando que tu perra sufre de Pseudopreñez, lo cual con el tiempo puede generar graves complicaciones si no es tratada por un veterinario a tiempo.

Para ayudarnos a entender mejor por qué tu mascota secreta leche sin estar preñada, consultamos a Estefania Guarín Cortés, médico veterinario de la Universidad de Ciencias Aplicadas (UDCA) y especialista en medicina interna de pequeños animales.

¿Por qué se presenta esta patología?

Ella explica que esta patología es llamada Galactorrea, la cual se genera porque la hembra tiene un estímulo que está favoreciendo la producción de prolactina, que es la hormona encargada de estimular la secreción de leche por medio de las glándulas mamárias.

Te recomendamos: Los desafíos que enfrentas con un perro “chato”. ¿Aceptas sus cuidados?

Este evento se presenta normalmente en la tercera etapa del celo, que es catalogada como el Diestro y que se da en el momento posterior al que la hembra deja de estar dispuesta a recibir a los machos para ser fecundada.

En ese punto su estimulación hormonal se reduce y se inicia el proceso de gestación. Si este último evento jamás se dio y se presenta secreción de leche, entonces se puede entender que tu perra  ha entrado en condición de pseudociecis o pseudopreñez.  

¿Cómo se puede tratar?                                         

Estefanía aseguró que el tratamiento definitivo es la ovariohisterectomía, que se trata de un procedimiento quirúrgico por medio del cual se extraen los ovarios y el útero del animal como tratamiento para la pseudopreñez, evitando así la aparición de infecciones que puedan llegar a comprometer la salud de la mascota más adelante.                 

 

Fotografías: 123 RF 

“Siendo un proceso fisiológico no tendría porque tener un manejo clínico. En el caso que se presente galactorrea, o sea una pseudociecis patológica, es necesario evaluar el funcionamiento de la glándula tiroides, que es una de las principales responsables de la secreción de prolactina y tratar la patología primaria”, dijo la veterinaria.

También explicó que se puede realizar un manejo con antiprolactínicos y disminuir el consumo de agua para disminuir la secreción de leche y evitar que se complique el proceso, que puede llegar a evolucionar a  una mastitis, que es la inflamación de las glándulas mamarias.

Dicho esto, es necesario que estés alerta ante los cambios físicos y de comportamiento que presente tu perrita, los cuales puedes identificar si la vez adoptando pequeños muñecos o trapos, deambulando ansiosa por tu casa, si ves que se está lamiendo sus glándulas mamarias constantemente y si trata de esconderse.

Recuerda que siempre debes acudir a profesionales en la veterinaria, para que decidan qué tratamiento es el más adecuado y de qué manera se puede evitar que tu mascota entre en pseudopreñez cada vez que su celo finalice, por lo cual esterilizarlas cuando aún sean jóvenes es la mejor opción, gracias a lo cual también podrás ayudar a controlar la sobrepoblación de animalitos en tu ciudad.

Gif: Giphy

Esto puede funcionar: Tips para manejar el celo de una perra en casa

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.