Aprende a identificar si tu mascota está sana por su popó

123 RF 123 RF

Aunque suene irónico, lo ideal es que tu mascota expulse de su cuerpo materia fecal sólida e inodora y tú eres el encargado de identificar si algo anda mal.

Recoger las heces de tu mascota es una de las tareas más incómodas, pero necesarias, que tienes que tienes que hacer todos los días. El popó resulta ser la fuente de mucha información que necesitas tener en cuenta a la hora de evaluar su salud física y la calidad de la alimentación que le estás proporcionando.

Esta tarea, además de ser una muestra de responsabilidad y compromiso con la comunidad, puede convertirse en una rutina de la que tu perro se puede ver beneficiado, pues por medio de ella llegas a identificar si su organismo trabaja bien o si, por el contrario,  necesitarás acudir a un veterinario pronto.

Te recomendamos: ¿Deberíamos dejar que los perros se laman sus heridas?

¿De qué depende que las heces se vean saludables?

Una correcta alimentación evita los problemas digestivos de las mascotas, por lo que cuando las heces son sólidas, son el reflejo de que la mascota está asimilando correctamente todos los nutrientes que le ofrece el alimento. La calidad del alimento que le ofrezcas a tu perro, será directamente proporcional a la calidad de su salud y, por ende, de sus heces.

¿Sabías que la diferencia entre una mascota con heces sólidas, inodoras y fáciles de recoger, con una que hace heces líquidas y con mal olor está en los ingredientes del alimento que le estás dando? De acuerdo con Waltham, instituto de Mars dedicado a la investigación en temas de nutrición para animales de compañía, se evidencia el impacto que tienen en la digestibilidad de perros y gatos tanto la comida que se les ofrece en casa como los ingredientes con que se elabora el concentrado y el alimento húmedo que consumen.

El instituto destaca que brindarles a perros y gatos una dieta sana y nutritiva de alta calidad es importante para garantizarles una larga vida saludable, además de proporcionarte más tranquilidad y  posibilidades de disfrutar de su compañía por un tiempo más prolongado.

“Las dietas ideadas para los humanos rara vez contienen el balance nutricional que necesita una mascota, de manera que es mejor evitar darles este tipo de comida, ya que algunos de sus ingredientes podrían ser tóxicos para gatos y perros, incluyendo el chocolate, las uvas, las pasas de uva y las cebollas”, advierte Viviana Lozada, médica veterinaria y gerente de Pedigree.

Darles una dieta de este tipo a las mascotas no solo va en detrimento de su bienestar y reduce las expectativas de vida saludable del animal, sino que también hace que sus heces se conviertan en un problema para ti, ya que, por lo general, una alimentación no adecuada está relacionada con problemas frecuentes de diarrea.

“En la mayoría de los casos, el concentrado y el alimento húmedo se basan en décadas de investigación y experiencia científica, y son cuidadosamente elaborados para proporcionar la cantidad adecuada de nutrientes de acuerdo con la edad o el estilo de vida de los animales de compañía”, explica la médica veterinaria y gerente de Pedigree.

También te puede ¡nteresar: Cuidado! Tu perro puede estar sufriendo de cálculos renales

Piensa en todos los beneficios que puede tener el hecho de que tu perro produzca heces con buena consistencia, aspecto y poco olor. Esto, no solamente te facilitará el acto de retirarlas del espacio público o de tu residencia, sino que te dará la tranquilidad de tener un animal saludable.

“Es clave que los dueños eviten aquellos  alimentos que contengan ingredientes como la lactosa en altos niveles o los carbohidratos no solubles que, por lo general, son los que causan diarrea, aunque esta también puede ser resultado de una enfermedad, estrés o comidas de la calle”, indica la médica veterinaria y gerente de Pedigree.

Fofografías: 123 RF

Otras señales de alerta

También consultamos a Daniela Peñaranda, veterinaria que nos entregó datos adicionales sobre las heces ideales que debe deponer tu mascota, ya que hay otros factores como el color y agentes extraños que deben ser tomados como una señal de alerta.

“Si un perro come concentrado, por lo general el color de la materia fecal debe ser la misma, pero si cambia, como cuando son muy blancas, puede significar un déficit de enzimas digestivas. Entre más carnes rojas, el color va a a ser más negro por la cantidad de hemoglobina”, comentó la profesional.

Además, la veterinaria agregó que no debe haber presencia de restos de sangre ni mucosa. Tampoco pueden estar incluidos trozos de objetos como huesos, plásticos, madera o tejidos que estarían indicando que tu mascota está ingiriendo elementos inadecuados y son comportamientos que debes monitorear constantemente.

Que un perro defeque más de lo normal también puede significar que padece de diarrea, pues no siempre la consistencia es la que determina si el animal presenta o no esta patología. A esta señal de alerta se le puede sumar el hecho de que al recogerla, el lugar donde reposaba quede con demasiados residuos o sea dificultosa su recolección.

Gif: Giphy

Esta historia te puede gustar: El veterinario que le da serenatas a las mascotas enfermas

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.